lunes, 24 de febrero de 2014

Confesiones religiosas con mayor presencia en España



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El judaísmo, el cristianismo y el islamismo, son modalidades de credos religiosos que destacan porque representan las creencias que han tenido significativa presencia y tradición en España, en dilatados periodos de nuestra historia, y, además, porque con ellas el Estado español tiene firmados acuerdos de cooperación.

Cristianismo, judaismo e islamismo

- El judaísmo


El judaísmo es la religión monoteísta más antigua de la historia, así como la primera religión depositaria de un Libro sagrado (la Biblia, que denominan Tanak).

+ La ley religiosa en el judaísmo


La existencia de un cuerpo legal es básica en el judaísmo.

La ley religiosa, guía de vida contenida en el Libro sagrado, es detallada en sus mandatos y su observancia ha sido considerada definitoria de la identidad judía. En esencia, para el judío las prácticas específicas que exigen su religión y su vinculación a un pueblo, a una tierra y a una historia específicos priman respecto de las creencias que subyacen a esas prácticas y vínculos.

+ Origen del judaísmo


Si atendemos a su origen, Oriente próximo hace casi cuatro mil años, es una de las religiones vivas de mayor antigüedad. La Biblia sostiene los antecedentes del pueblo judío en una tribu semítica nómada que llegó a Caná desde Mesopotamia hacia el año 2000 a.C. No tiene un fundador determinado, pero como figuras señeras de este credo están Abraham, con el que Dios pacta un compromiso, prometiéndole, a él y a su descendencia, una tierra, y Moisés, quién allá por el año 1190 a.C. recibió, en lo alto del Monte Sinaí, las Tablas de los Diez Mandamientos.

+ La composición de la Biblia hebraica y el Talmud


La Biblia hebraica se compone de una serie de libros agrupados en tres partes: la Torá o Pentateuco, incluye los cinco primeros libros, Nebim o libros de los profetas y Ketubim o libros sapienciales y escritos diversos -las hagiografías-.

La adaptación necesaria de la Biblia a los tiempos está recopilada en otro libro sagrado denominado Talmud, cuyo contenido consiste en comentarios e interpretaciones de aquélla, procedentes de la tradición oral. La pieza maestra del Talmud es la Misná.

+ Creencias básicas de los judíos


Son creencias básicas de los judíos la existencia de un solo Dios; la alianza inderogable de Dios con el pueblo de Israel; la exigencia, como contraprestación, de fidelidad permanente de Israel a Dios; y la identidad de la Torá actual con el conjunto de normas entregados a Moisés y su inmutabilidad.

+ Pautas relativas a la práctica religiosa judía


La práctica religiosa judía la constituyen las siguientes pautas: una serie de oraciones y bendiciones que se recitan a lo largo del día y en diversas circunstancias de la vida; el respeto a determinadas prescripciones alimentarias; observancia del Sabat; y, también, la práctica de otro ritos y costumbres como, por ejemplo, el de la circuncisión masculina.

+ Lugar de reunión de la comunidad judía: la sinagoga


El lugar en el que se reúne la comunidad es la sinagoga, donde se lleva a cabo el culto y la enseñanza. En la sinagoga destaca un lugar sagrado, en el que se guardan los rollos de la Torá.

- El cristianismo


Con el término cristianismo se designa aquella religión derivada del judaísmo y fundada por Jesucristo hace dos mil años, que sin romper con la tradición anterior, propone su superación y, sin negar el papel fundamental del pueblo de Israel en la historia de la salvación, pone de relieve el carácter universal del nuevo pueblo (la Iglesia). Es, por tanto, una religión monoteísta al tiempo que, a diferencia de su credo de origen, proselitista y misionera.

El cristianismo ha sufrido divisiones a lo largo de su historia, pudiéndose distinguir, grosso modo, tres grandes grupos: católicos, ortodoxos y protestantes.

+ El catolicismo


Para los católicos, la vida religiosa se apoya en cuatro pilares: la fe, los sacramentos, los mandamientos y la oración; y sus fuentes de la revelación divina son la Sagrada Escritura (Antiguo y Nuevo Testamento) y la Tradición que se interpretan auténticamente a la luz del Magisterio de la Iglesia.

En el seno de la Iglesia católica, además de la Iglesia latina, existen las iglesias orientales que se mantienen unidas dogmáticamente a Roma y reconocen el Primado del Papa, pero defienden la diversidad de sus tradiciones propias.

Por lo que respecta al Derecho que regula los grupos confesionales de ambos credos, el Derecho canónico, en la actualidad están vigentes dos Códigos de Derecho canónico: uno para la Iglesia católica latina, promulgado en 1983; y otro para las Iglesias católicas orientales, promulgado en 1990.

+ La Iglesia ortodoxa


La primera escisión relevante que se produce en el cristianismo es la separación de Roma de la Iglesia ortodoxa en el año 1054, a raíz de la excomunión del patriarca de Constantinopla Miguel Cerulario.

Para los ortodoxos, igual que para los católicos, las fuentes de la revelación divina son la Sagrada Escritura y la Tradición apostólica. El elemento clave de la controversia entre católicos y ortodoxos es el Primado, que corresponde al obispo de Roma según los católicos y que no es aceptado por los ortodoxos. Por lo demás, las posturas de la fe y de la práctica religiosa entre ambas iglesias son muy cercanas y comparten los mismos siete sacramentos.

+ El protestantismo


La principal escisión en el seno del cristianismo, en cuanto a su relevancia, se produce a raíz de la Reforma protestante encabezada por Lutero en el siglo XVI, y que, junto a otros movimientos reformadores, dio lugar a una multitud de Iglesias cristianas que son conocidas globalmente como protestantes y que, aunque diferentes entre sí, poseen fuertes rasgos comunes.

Dichos rasgos comunes devienen del reconocimiento de la Biblia como máxima fuente de autoridad en materia de fe y conducta, de ahí la negación de una credibilidad total y absoluta a la Tradición y al Magisterio de la Iglesia.

A este principio básico de la fe reformada, expresada con el lema “Sola Scriptura”, hay que añadir cuatro más: Sola Gratia: la salvación del hombre de la eterna separación de Dios producida por el incumplimiento de su ley es un regalo ofrecido por Dios al ser humano ya que este no puede alcanzarla por sus propios méritos; Sola Fide: el medio para alcanzar dicha salvación, es la fe (confianza) en que el sacrificio de Jesucristo en la cruz del Calvario es suficiente para el perdón de todos los pecados; Solus Christus: Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres; y Soli Deo Gloria: la verdadera felicidad humana consiste en vivir para Dios y según sus mandamientos.

Para las iglesias protestantes, los llamados “sacramentos” en el Catolicismo-Romano se reducen a dos (Bautismo y Santa Cena) y dejan de tener la capacidad de “impartir gracia”.

- El islamismo


El Islam es la más joven de las tres grandes religiones monoteístas y la segunda en número de seguidores. Surgió en Arabia en el siglo VII como consecuencia de la predicación del profeta Mahoma a quien Dios habría elegido para revelar su mensaje (es también, por tanto, una religión revelada).

A lo largo de su vida, Mahoma iría recibiendo una serie de revelaciones que son las que integran El Corán, libro fundamental del Islam. Junto a este, la otra fuente originaria de la Ley islámica revelada por Dios (Sharia) es, a juicio de los musulmanes, la Sunna o tradición, que recoge, a través de los denominados hadices, los dichos y hechos de Mahoma.

El Derecho islámico, la ley revelada por Dios, está integrada por normas que no se limitan a lo religioso sino que regulan todos los aspectos -religiosos, familiares, económicos, penales, etc.- de la vida de quienes integran la comunidad.

+ Pilares en los que se asienta la religión islámica


En primer lugar, la profesión de fe (shadada). Las palabras de la confesión de fe se recitan frecuentemente por el musulmán piadoso; son las primeras que se susurran al oído del recién nacido, y las últimas que el creyente procura repetir en sus últimos momentos. Quienes se convierten al Islam deben recitar su fórmula.

El segundo pilar es la oración ritual cinco veces al día. Los musulmanes tienen que purificarse previamente mediante una serie de abluciones. Se puede rezar individual o colectivamente, en cualquier sitio, mirando hacia La Meca y, a ser posible, sobre una alfombra.

La zakat o limosna legal, que cumple una doble finalidad: purificar el alma humana y ayudar a los más necesitados de la comunidad.

El ayuno durante el mes del Ramadán, noveno del calendario islámico.

La peregrinación, por último, a la Meca al menos una vez en la vida, que obliga a todo musulmán que no esté impedido por razón de enfermedad o pobreza.