miércoles, 7 de mayo de 2014

La pérdida del estado clerical



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Existe la posibilidad de la pérdida del estado clerical y por lo tanto de todos aquellos derechos y obligaciones que le corresponden a un clérigo. En el código anterior se hablaba de la reducción al estado laical pero esto fue eliminado ya que parecía que daba un trato discriminatorio a los laicos.

Perdida del estado clerical

- Canon 292 del Código Canónico


El canon 292 dispone que:

"El clérigo que, de acuerdo con la norma de derecho, pierde el estado clerical, pierde con él los derechos propios de ese estado, y deja de estar sujeto a las obligaciones del estado clerical, sin perjuicio de lo prescrito en el c. 291; se le prohíbe ejercer la potestad de orden, salvo lo establecido en el c. 976; por esto mismo queda privado de todos los oficios, funciones y de cualquier potestad delegada".

- Causas de pérdida del estado clerical


Existen tres causas por las que se produce la pérdida del estado clerical, causas que vienen reguladas por el canon 290.

+ Pérdida del estado clerical por sentencia judicial o decreto administrativo


La primera de ellas es por sentencia judicial o por decreto administrativo en el cual se va establecer la invalidez del orden y por lo tanto del estado clerical. Se podrá solicitar la declaración de nulidad cuando no se cumplan los requisitos establecidos para proceder a su válida ordenación.

+ Pérdida por pena de dimisión legítima impuesta


La segunda de las causas será la pena de dimisión legítima impuesta. Estos casos son aquellos en los que se producen actuaciones delictivas, se va necesitar un tribunal en el que intervengan tres jueces. Algunos de estos delitos pueden ser la herejía, el sacrilegio, el concubinato, el abuso sexual, etc.

+ Pérdida por rescripto de la Sede Apostólica


La tercera de las causas va ser la dispensa de celibato por un rescripto de la Sede Apostólica. Se pueden dar tres situaciones:

. Que se haya producido un abandono desde hace muchos años de la vida de sacerdote.

. Que el sacerdote no debiera recibir la ordenación debido a que se encontraba en un estado en el que le faltaba la libertad.

. Cuando se produce un error de los superiores y en verdad el sacerdote no era candidato para ello.

El canon 290 dispone todo esto:

"Una vez recibida válidamente, la ordenación sagrada nunca se anula. Sin embargo, un clérigo pierde el estado clerical:

1º por sentencia judicial o decreto administrativo, en los que se declare la invalidez de la sagrada ordenación;

2º por la pena de dimisión legítimamente impuesta;

3º por rescripto de la Sede Apostólica, que solamente se concede, por la Sede Apostólica, a los diáconos, cuando existen causas graves; a los presbíteros, por causas gravísimas".

----------

Por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.