martes, 18 de marzo de 2014

Regulación de los seminarios por el Derecho canónico



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Código de Derecho Canónico regula todo lo relativo a los seminarios. 

Seminarioy Derecho Canonico

- Seminarios menores: los internados


En primer lugar el canon 234 trata sobre los seminarios menores como por ejemplo son los internados. En estos seminarios se va dar una formación y ayuda a todos aquellos jóvenes que sienten la vocación.

En canon 234 establece que:

§ 1. Consérvense donde existen y foméntense los seminarios menores y otras instituciones semejantes, en los que, con el fin de promover vocaciones, se dé una peculiar formación religiosa, junto con la enseñanza humanística y científica; e incluso es conveniente que el Obispo diocesano, donde lo considere oportuno, provea a la erección de un seminario menor o de una institución semejante.
§ 2. A no ser que, en determinados casos, las circunstancias aconsejen otra cosa, los jóvenes que desean llegar al sacerdocio han de estar dotados de la formación humanística y científica con la que los jóvenes de su propia región se preparan para realizar los estudios superiores.

- Del seminario menor al seminario mayor


Por otro lado del seminario menor van a pasar al seminario mayor todos aquellos jóvenes que quieran dar un paso más e iniciarse en el sacerdocio. Los jóvenes tendrán que permanecer en el seminario mayor al menos 4 años. El canon 235 trata lo relativo al seminario mayor disponiendo que:

§ 1. Los jóvenes que desean llegar al sacerdocio deben recibir, tanto la conveniente formación espiritual como la que es adecuada para el cumplimiento de los deberes propios del sacerdocio en el seminario mayor, durante todo el tiempo de la formación o, por lo menos, durante cuatro años, si a juicio del Obispo diocesano así lo exigen las circunstancias.

Si se diera el caso de la existencia de jóvenes que llevan una vida fuera del seminario y quieren incorporarse al seminario mayor desde fuera, habría que encomendarse un sacerdote piadoso que cuide y vigile su formación y vida espiritual. Así lo dispone el aparrado segundo de este canon:

§ 2. A los que legítimamente residen fuera del seminario, el Obispo diocesano ha de encomendarles a un sacerdote piadoso e idóneo, que cuide de que se formen diligentemente en la vida espiritual y en la disciplina.

Los seminarios van a gozar de personalidad jurídica, bien se trate de un seminario menor o de un seminario mayor. Van a estar sujetos a una serie de derechos y de obligaciones, y gozaran de la autonomía y de la independencia necesarias. Van a estar representados por el rector.

- Tipos o clases de seminarios mayores


Existen varios tipos o clases de seminarios mayores:

+ Seminario mayor diocesano


En primer lugar hay que hablar del seminario mayor diocesano, regulado por el canon 237. Este seminario va ser considerado como un centro de referencia vocacional. El canon dispone que:

§ 1. En cada diócesis, cuando sea posible y conveniente, ha de haber un seminario mayor; en caso contrario, los alumnos a fin de que se preparen para los ministerios sagrados se encomendarán a otro seminario, o se erigirá un seminario interdiocesano.

+ Seminarios diocesano abierto a seminaristas de otras diócesis


En segundo lugar nos encontramos con el seminario diocesano que se encuentra abierto a todos los seminaristas que provienen de otras diócesis. Estos seminarios tienen su origen en aquellos supuestos en los que muchas diócesis no contemplen los recursos económicos necesarios para poder tener su propio seminario.

+ Seminario interdiocesano


En tercer lugar hay que mencionar el seminario interdiocesano. A este seminario van acudir seminaristas que pertenecen a una variedad de diócesis. Simplemente bastara con un acuerdo entre los obispos de las mismas y la correspondiente autorización para su creación por parte de la Santa Sede. El apartado 2 del canon 237 se encarga del mismo:

§ 2. No se debe erigir un seminario interdiocesano sin que la Conferencia Episcopal, cuando se trate de un seminario para todo su territorio, o en caso contrario los Obispos interesados, hayan obtenido antes la aprobación de la Sede Apostólica, tanto de la erección del mismo seminario como de sus estatutos.

+ Seminario nacional


En cuarto y por último lugar se encuentra el seminario nacional, es decir el seminario que es para todas las diócesis de una nación, o por otro lado el seminario internacional que es aquel donde se encuentran jóvenes que quieren formarse y que pertenecen a diferentes partes del mundo.

El canon 242 establece que:

§ 1. En cada nación ha de haber un Plan de formación sacerdotal, que establecerá la Conferencia Episcopal, teniendo presentes las normas dadas por la autoridad suprema de la Iglesia, y que ha de ser aprobado por la Santa Sede; y debe adaptarse a las nuevas circunstancias, igualmente con la aprobación de la Santa Sede; en este Plan se establecerán los principios y normas generales, acomodados a las necesidades pastorales de cada región o provincia.

§ 2. Las normas del Plan al que se refiere el § 1, han de observarse en todos los seminarios, tanto diocesanos como interdiocesanos.

----------

Por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.