miércoles, 5 de febrero de 2014

Las cruzadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El poder expansivo de la cristiandad se explica de diversas maneras y traduce en el plano espiritual y político la vitalidad de la sociedad medieval. No obstante, sus realizaciones de relieve más evidente e inmediato lo constituyen las catedrales y las cruzadas.

Cruzadas

- Las cruzadas: expediciones armadas cristianas


Las cruzadas, expediciones realizadas por los cristianos de Occidente para liberar el Santo Sepulcro de manos de los musulmanes "infieles", fueron originariamente peregrinaciones armadas, dominadas por el espíritu religioso, convocadas y bendecidas por los papas. Pero ya hacia finales del siglo XI las motivaciones adquirieron un carácter más propiamente profano: pesaron más el deseo de expansión comercial, el exuberante crecimiento demográfico de Occidente, etc. El gran ciclo de las cruzadas comprende un período de casi dos siglos, desde la primera, realizada entre 1.096 y 1.099, hasta la séptima, que tuvo lugar entre 1.270 y 1.291; las siguientes tendrían un carácter puramente defensivo.

- Impulsos en el ámbito económico, social y cultural


Sin embargo, tras decenios de enfrentamientos, las cruzadas no lograron su objetivo original de liberar los santos lugares en poder de los musulmanes: el fracaso se debió principalmente a que prevalecieron los intereses privados de los príncipes y a la incapacidad que manifestaron para dotarse de una dirección unitaria y alcanzar un entendimiento estable con Bizancio. No obstante, las cruzadas fueron portadoras de estímulos fecundos para el desarrollo de la civilización europea en su totalidad y constituyeron un importante fenómeno histórico no sólo a nivel religioso, sino también en el ámbito político, económico, social y cultural.

En efecto, la economía de las repúblicas que comerciaban con Oriente recibió un fuerte impulso, nació una rica burguesía y mejoraron las condiciones de vida.

Además, el contacto con el mundo árabe y bizantino abrió a los pueblos de Europa nuevos horizontes culturales. También en el campo religioso los encuentros entre las diversas creencias contribuyeron a una apertura más amplia y predispusieron a los pueblos a la recíproca comprensión y a una mayor tolerancia.