domingo, 19 de enero de 2014

Bienes eclesiásticos y Derecho patrimonial



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Hay que saber que se entiende por patrimonio eclesiástico, vamos a entender por el mismo como un conjunto de todos los bienes tanto como corporales como incorporales que van a pertenecer a una persona jurídica religiosa. Las personas jurídicas religiosas van a tener una eficacia civil y como tales están inscritas en un registro que es el de las entidades religiosas.

Bienes eclesiasticos derecho patrimonial

Hay que tener claro que todo el patrimonio va ser una unidad que su dominio va corresponder al romano pontífice.

- Responsabilidad patrimonial del Obispo


En cuanto al obispo hay que atender a lo que establece el canon 1276:

"§ 1. Corresponde al Ordinario vigilar diligentemente la administración de todos los bienes pertenecientes a las personas jurídicas públicas que le están sujetas, quedando a salvo otros títulos legítimos que le confieran más amplios derechos".

+ Diócesis y financiación


Cada diócesis se va organizar en lo referente a la financiación como quiera, es decir va tener un sistema diferente, esto quiere decir que no existe un régimen uniforme para el patrimonio.

- Patrimonio eclesiástico: administración ordinaria y extraordinaria


En lo relativo a la Administración ordinaria y extraordinaria del patrimonio eclesiástico hay que decir lo siguiente:

+ Canon 1281 del Código Canónico


El canon 1281 establece que:

"Quedando firmes las prescripciones de los estatutos, los administradores realizan inválidamente los actos que sobrepasan los límites y el modo de la administración ordinaria, a no ser que hubieran obtenido previamente autorización escrita del Ordinario".

+ Canon 1284 del Código Canónico


El canon 1284 se va encargar de regular los actos de la administración ordinaria disponiendo que:

"§ 1. Todos los administradores están obligados a cumplir su función con la diligencia de un buen padre de familia.

§ 2. Deben por tanto:

1º Vigilar para que los bienes encomendados a su cuidado no perezcan en modo alguno ni sufran daño, suscribiendo a tal fin, si fuese necesario, contratos de seguro;

2º Cuidar de que la propiedad de los bienes eclesiásticos se asegure por los modos civilmente válidos;

3º Observar las normas canónicas y civiles, las impuestas por el fundador o donante o por la legítima autoridad, y cuidar sobre todo de que no sobrevenga daño para la Iglesia por inobservancia de las leyes civiles;

4º Cobrar diligente y oportunamente las rentas y producto de los bienes, conservar de modo seguro los ya cobrados y emplearlos según la intención del fundador o las normas legítimas;

5º Pagar puntualmente el interés debido por préstamo o hipoteca, y cuidar de que el capital prestado se devuelva a su tiempo;

6º Con el consentimiento del Ordinario, aplicar a los fines de la persona jurídica el dinero que sobre del pago de los gastos y que pueda ser invertido productivamente;

7º Llevar con orden los libros de entradas y salidas;

8º Hacer cuentas de la administración al final de cada año;

9º Ordenar debidamente y guardar en un archivo conveniente y apto los documentos e instrumentos en los que se fundan los derechos de la Iglesia o del instituto sobre los bienes; y, donde pueda hacerse fácilmente, depositar copias auténticas de los mismos en el archivo de la curia.

§ 3. Se aconseja encarecidamente que los administradores hagan cada año presupuesto de las entradas y salidas; y se deja al derecho particular preceptuarlo y determinar con detalle el modo de presentarlo".

- Enajenación de bienes patrimoniales eclesiásticos


+ Canon 1293 del Código Canónico


Hay que analizar todo lo relativo a la enajenación de los bienes patrimoniales eclesiásticos, es decir la venta de estos bienes, cuales son los requisitos que se requieren para la misa. El Canon 1293 lo regula disponiendo que:

"§ 1. Para la enajenación de bienes, cuyo valor excede la cantidad mínima determinada, se requiere además:

1º Causa justa, como es una necesidad urgente, una evidente utilidad, la piedad, la caridad u otra razón pastoral grave; 2º tasaciones de la cosa que se va a enajenar, hecha por peritos y por escrito.

§ 2. Para evitar un daño a la Iglesia deben observarse también aquellas otras cautelas prescritas por la legítima autoridad".

Por lo tanto, queda claro que si los bienes exceden de una cantidad que se considera mínima van a requerir además una justa causa y una tasación para poder proceder a su enajenación.

+ Permiso de enajenación de bienes eclesiásticos: cosas preciosas y cosas sagradas


Ahora bien, hay que atender a quien concede los permisos de la enajenación de los bienes eclesiásticos. Para ello tenemos que atender a las cosas preciosas y a las cosas sagradas. Estos conceptos son patrimoniales y vienen regulados en el Código Canónico. El canon 1171 establece que: "Se han de tratar con reverencia las cosas sagradas destinadas al culto mediante dedicación o bendición, y no deben emplearse para un uso profano o impropio, aunque pertenezcan a particulares".

Por otro lado las cosas preciosas van a ser aquellas que tienen un valor artístico, cultural o histórico. Van a tener el mismo régimen que las cosas sagradas.

Las cosas sagradas son aquellas que se destinan por ejemplo al culto, no se va poder comercializar con la parte espiritual de las mismas y no se pueden vender a un precio más caro solo por el hecho de que la cosa sagrada este bendecida. Puede darse la posibilidad de que sean particulares los que posean las mismas, pero aun así tienen que respetar en todo momento su destino.

Hay que partir de dos conceptos:

. Res extra- commercium: las cosas sagradas se pueden comerciar excepto aquello que tenga un carácter espiritual.

. Régimen de inalienabilidad: estas cosas no pueden enajenarse sin un permiso que tiene que venir dado por el superior jerárquico.

----------

Por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.