lunes, 9 de diciembre de 2013

La separación matrimonial



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cuando los cónyuges quieren romper su relación matrimonial van acudir a la figura de la separación matrimonial. En este supuesto se va producir la separación de los cónyuges como su propio nombre indica, pero el vínculo matrimonial va permanecer.

Separación matrimonial

- ¿Está regulada la separación de los cónyuges en el ordenamiento canónico?


La separación de los cónyuges se encuentra regulada por el Código de Derecho Canónico, ya que es necesario regular los efectos que la separación va producir. Ante todo hay que tener claro que va primar el principio de la indisolubilidad del matrimonio, es decir por mucho que exista la separación entre los cónyuges el vínculo matrimonial va permanecer debido a su carácter de indisolubilidad.

- La separación matrimonial: permanente o temporal


La separación va poder tener carácter permanente o carácter temporal, en función de lo que los cónyuges decidan.

- Causas de separación matrimonial


Entre las diversas causas de separación matrimonial se encuentran las siguientes:

. Los cónyuges deben de guardarse fidelidad, por lo tanto la infidelidad va ser causa de separación matrimonial.

. Los cónyuges deben de entregarse el uno al otro tanto en el ámbito corporal como en el espiritual, por lo tanto podrán acudir a la separación en el supuesto de que esto no se cumpla.

. Los cónyuges deben de hacer vida juntos, esto quiere decir que deben de convivir juntos. Si esto no se cumple se puede acudir a la separación matrimonial.

. Ante todo deben de atender a sus hijos tanto materialmente como espiritualmente. Si esto no se cumple se puede acudir a la separación.

Hay que dejar claro que por el hecho de que se de alguna se estas situaciones no significa que la ley obligue a acudir a la figura de la separación. Los cónyuges van a tomar esta decisión libremente.

- Canon 1153.1 y 2 del Código de Derecho canónico


+ Canon 1153.1


El Canon 1153.1 establece que: "Si uno de los cónyuges pone en grave peligro corporal o espiritual al otro o a la prole, o de otro modo hace demasiado dura la vida en común, proporcional al otro un motivo legítimo para separarse con autorización del ordinario del lugar, y si la demora implica un peligro también por autorización propia".

Es decir, es necesaria la figura del ordinario del lugar para dar su autorización, pero si se trata de un peligro grave e inminente bastará con una autorización posterior.

+ Canon 1153.2


En el supuesto de que los cónyuges quieran volver a estar unidos el C. 1153.2 establece que: "Al cesar la causa de la separación, se ha de restablecer siempre la convivencia conyugal a no ser que la autoridad eclesiástica diga otra cosa".

----------

Artículo redactado por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.