miércoles, 11 de diciembre de 2013

El Privilegio paulino en el matrimonio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Nos encontramos ante un supuesto en el que el matrimonio es celebrado por dos personas que no están bautizadas en la Iglesia Católica. En estos supuestos se va conceder el Privilegio paulino para que se disuelva el matrimonio en el caso de que una de las partes se haya bautizado y quiera volver a contraer matrimonio.

Privilegio paulino y Derecho canonico

- Regulación del Privilegio paulino


+ Canon 1143 del Código Canónico, sobre el privilegio paulino


Este Privilegio Paulino viene regulado en el Canon 1143, donde se establece que:

"El matrimonio contraído por dos personas no bautizadas, se disuelve por el Privilegio Paulino en favor de la fe de la parte que ha recibido el bautismo, por el mismo hecho de que esta contraiga un nuevo matrimonio , con tal que la parte no bautizada se separe".

Por otro lado el Canon 1143.2 dispone que:

"Se considera que la parte no bautizada se separa, si no quiere cohabitar con la parte bautizada, o no cohabitar pacíficamente sin ofensa del creador, a no ser que esta después de celebrarse el bautismo, le hubiera dado un motivo justo para separarse".

- Requisitos para con el Privilegio paulino


Las condiciones que tienen que darse para poder concederse dicho Privilegio paulino son las siguientes:

. El matrimonio celebrado ha tenido que ser entre dos personas que no estén bautizadas o que estén bautizadas de manera o forma invalida.

. Que una vez celebrado el matrimonio uno de los cónyuges quiera bautizarse y se bautice.

. Que el cónyuge que no se bautiza se separe o lo abandone. Este abandono se entienden tanto física en el supuesto de que abandone el hogar, como moralmente, en el supuesto de que maltrate al otro cónyuge o apenas tengan relación en la convivencia. Por lo tanto, esta actitud va ser necesaria para que se conceda el Privilegio Paulino.

+ Canon 1144.1 del Código Canónico


El Canon 1144.1 establece que: "Para que la parte bautizada contraiga válidamente un nuevo matrimonio se debe siempre interpelar a la parte no bautizada:

− Si quiere también ella recibir el bautismo.

− Si quiere al menos cohabitar pacíficamente con la parte bautizada, sin ofensa del creador".

El ordinario del lugar va ser el encargado de realizar estas interpolaciones, va conceder a la parte que no está bautizada un plazo en el que si quiere puede bautizarse. Si no quiere bautizarse o se le pasa el plazo, el cónyuge bautizado podrá contraer nuevo matrimonio, siempre y cuando el otro cónyuge tampoco quiera vivir junto al bautizado.

En el caso de que el segundo matrimonio sea contraído de forma invalida, el primero va ser el válido.

----------

Por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.