miércoles, 20 de noviembre de 2013

Miedo común y nulidad del matrimonio canónico



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Si a la hora de contraer matrimonio existe miedo, es decir uno de los contrayentes contrae el vínculo bajo un miedo y no libre y voluntariamente, se va producir la nulidad del matrimonio. A pesar de esto según la Teoría General del Derecho el miedo va ser causa de anulabilidad.

Miedo matrimonio

- El miedo, causa de nulidad en el ordenamiento canónico


Por otro lado en el ordenamiento canónico es causa de nulidad ya que se produce un vicio en el consentimiento expresado por el contrayente. Ulpiano definía el miedo como: una trepidación de la mente causada por un peligro inminente o futuro. Existen diferentes requisitos para que exista el miedo, por ello hay que proceder a su estudio.

- Elementos del miedo


El miedo está compuesto por dos elementos:

+ Elemento objetivo del miedo


En este supuesto hablamos de una coacción moral, es decir de una amenaza.

+ Elemento subjetivo del miedo


Cuando se produce la amenaza se crea un estado de ánimo en el sujeto.

El Código Canónico define el miedo en su Canon 1103 como causa de nulidad, al establecer que: "Es inválido el matrimonio contraído por violencia o por miedo grave proveniente de una causa externa, incluido el no inferido del propio intento para librarse del cual, alguien se vea obligado a elegir el matrimonio".

- Requisitos para la existencia de miedo


Se exigen una serie de requisitos para determinar si realmente estamos hablando de miedo o no:

+ El miedo tiene que ser antecedente


Es decir de no existir el miedo no se celebraría el matrimonio, por lo tanto es la causa del mismo.

En el supuesto de que el matrimonio se contraiga con miedo no es objeto de nulidad, se tiene que contraer por miedo.

+ El miedo tiene que ser grave


Es decir se amenaza con un mal que tiene que presentar cierta gravedad y seriedad.

Cuando se habla de gravedad se entiende que se puede causar un mal a esa persona o a alguien de su familia como por ejemplo la muerte. Además tiene que tratarse de algo serio y en este caso hay que atender a la personalidad de la persona que lo causa.

+ El miedo tiene que ser externo


Tal y como indica el Canon 1103 del Código Canónico: "El miedo tiene que provenir de una causa externa y en concreto tiene que provenir de un agente humano y libre distinto del propio sujeto".

+ El miedo tiene que ser indeclinable


Es decir que el contrayente no puede acudir a otros medios para evitar el mal, no ve otra salida más que contraer el matrimonio.

----------

Artículo redactado por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.