jueves, 21 de noviembre de 2013

La "forma ordinaria" de celebración del matrimonio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La regulación de la forma ordinaria de celebración del matrimonio la encontramos en el Canon 1108.1 del Código Canónico, que establece que: “Solamente son válidos aquellos matrimonios que se contraen ante el Ordinario del lugar o el párroco, o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos para que asistan, y ante dos testigos, de acuerdo con las reglas establecidas en los cánones que siguen, y quedando a salvo las excepciones de que se trata en los cc. 144, 1112 § 1, 1116 y 1127 §§ 1 y 1.”.

Matrimonio canonico

Es decir, esta es la forma ordinaria y es necesaria para que se establezca la validez del matrimonio. Por lo que van a ser necesarios las personas mencionadas en el artículo para dicha validez.

- ¿Cuándo será necesaria la forma ordinaria para celebrar matrimonio?


Esta forma va ser necesaria cuando al menos uno de los contrayentes ha sido bautizado por la Iglesia Católica o recibido en ella según establece el Canon 1117.

- Testigos en la forma ordinaria de celebración del matrimonio


Con respecto a los testigos, son necesarios tres. Uno de ellos será un testigo cualificado y los otros dos testigos comunes. El testigo cualificado se trata de un clérigo que es el encargado de pedir el consentimiento a ambas partes y de recibirlas en el nombre de la Iglesia.

- Regulación de la figura de la delegación del ordinario del lugar y el párroco


+ Canon 1111 del Código Canónico


El C. 1111 se encarga de regular la figura de la delegación del ordinario del lugar y el párroco estableciendo que: "El ordinario del lugar y el párroco mientras desempeñe válidamente su oficio, pueden delegar a sacerdotes y a diáconos la facultad, incluso general de asistir a los matrimonios dentro de los límites de su territorio".

El punto dos establece que: "Para que sea válida la delegación de la facultad de asistir a los matrimonios debe otorgarse expresamente a personas determinadas, si se trata de una delegación especial, ha de darse para un matrimonio determinado y si se trata de una delegación general, debe concederse por escrito".

- Supuesto de ausencia de testigos


Los testigos comunes tienen que ser dos tal y como exige el C. 1108.1. Si se produce la ausencia de uno o de los dos testigos el matrimonio va ser considerado nulo. Además no es necesario que estos testigos tengan la mayoría de edad cumplida ni que no sean católicos.

No va ser necesario que se les haya avisado previamente, simplemente con que estén en el momento en que se presta el consentimiento por parte de ambos cónyuges va valer para que el matrimonio sea considerado como válido. Una vez celebrado el matrimonio deberán firmar el libro registro de matrimonios, aunque esto no es necesario para la validez del mismo.

----------

Artículo redactado por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.