viernes, 22 de noviembre de 2013

Forma extraordinaria de celebración del matrimonio canónico



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El matrimonio canónico va ser posible de contraer de una forma extraordinaria, es decir completamente diferente a la forma ordinaria. El Código de Derecho Canónico se encarga de regular esta forma en su C. 1116.

Matrimonio canonico

- Código de Derecho Canónico: 1116


Dicho artículo establece que: "Si no hay alguien que sea competente respecto al derecho para asistir al matrimonio, o solo se puede acudir a él con grave dificultad, quienes pretenden contraer matrimonio, pueden hacerlo valida y lícitamente estando presentes solo los testigos:

- En peligro de muerte.

- Y fuera de peligro de muerte con tal de que se prevea prudentemente que esa situación va a prolongarse durante un mes”.

- Este matrimonio canónico: extraordinario


+ El peligro de muerte, en la forma extraordinaria de celebración del matrimonio canónico


De este artículo deducimos que el matrimonio va ser extraordinario en cuanto a la forma de celebración, esto es así ya que este matrimonio se va celebrar aunque no esté presente en el mismo el ordinario del lugar, y solo con la presencia de los dos testigos. Eso sí, el matrimonio extraordinario únicamente se va a dar en el supuesto de peligro de muerte o fuera del mismo pero siendo muy difícil acudir al ordinario del lugar en el tiempo de un mes.

+ Necesariedad de dos testigos


Va ser necesario que los contrayentes verdaderamente quieran contraer matrimonio y que estén presentes los dos testigos ordinarios.

Por otro lado el apartado segundo de dicho artículo establece que: "En ambos casos, si hay otro sacerdote diácono que puede estar presente ha de ser llamado y debe presenciar el matrimonio juntamente con los testigos, sin perjuicio de la validez del matrimonio solo ante testigos".

Por lo tanto, si existe la posibilidad de que sí que pueda estar presente un testigo cualificado hay que llamarle, aunque esto no va influir en la validez del matrimonio en el caso de que únicamente se celebre ante dos testigos ordinarios. Estos testigos no es necesario que sean mayores de edad, ni que estén bautizados en la Iglesia Católica, con que estén presentes en el momento de la celebración del matrimonio bastará para que sea válido.

Por otro lado el peligro de muerte no es necesario que sea inmediato, bastará con que exista un cierto peligro de muerte en uno de los contrayentes para que se pueda celebrar el matrimonio de manera extraordinaria. Además puede celebrarse fuera del peligro de muerte y el hecho de que no exista un ministro competente tiene que ser algo que se prolongue por lo menos en el tiempo de un mes.

----------

Artículo redactado por Beatriz Nicolás, licenciada en Derecho y redactora de artículos jurídicos.