viernes, 25 de octubre de 2013

Vida de san Pablo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Nacido en Tarso de Cilicia, a principios del siglo I, en el seno de una devota familia judía que le dio el nombre de Saulo y lo educó en la Torá, vivió en una ciudad helenística y conoció la cultura y las costumbres griegas. Ciudadano romano, adoptó el cognomen de Pablo.

Estatua de San Pablo

- El paso de Pablo por Jerusalén


En Jerusalén estudió en la escuela rabínica de Gamaliel y, según era costumbre, aprendió un oficio manual, el de tejedor. Formó parte del grupo de fariseos y se distinguió en la persecución a los cristianos, como recordaría en sus cartas. Después, de manera inesperada, tal vez hacia el año 36, tuvo lugar su "caída" de las certidumbres de antaño. "Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: "Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?" Él respondió: "Quién eres, Señor?" Y Él: "Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer..." Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Le llevaron de la mano y le hicieron entrar en Damasco" (Hch 9, 3-9).

Esta experiencia, que no dejó de impresionar a muchos artistas de siglos posteriores -por ejemplo, Caravaggio- y que fue entendida por Pablo como "gracia", como amor gratuito de Dios que salva, lo sitúa en una posición comparable a la de los apóstoles de Jerusalén: Pablo ha visto a Jesús, al Resucitado, y ha sido enviado a predicar a los no circuncisos (paganos).

- Inicios de la actividad apostólica de San Pablo: Antioquía


Su actividad apostólica, realizada a lo largo de más de veinte años, comenzó en Antioquía, desde donde, catorce años después de su conversión, junto con Bernabé, partió rumbo a Chipre y a continuación a Asia Menor, fundando diversas comunidades. Su "técnica" misionera le conduce primeramente a la comunidad judía: Pablo habla en las sinagogas, vincula las Sagradas Escrituras con la vida de Cristo, y aunque logra adhesiones también encuentra desconfianza y rechazo.

+ La denominación de "cristianos" a los discípulos, en Antioquía por primera vez


Entre los asistentes hay paganos, que se abren al Evangelio y a los que Pablo anuncia que no salva la Ley, sino la fe en Cristo. Las nuevas iglesias, representadas por Pablo, que vivían "independientemente de la Ley" y en las que los bautizados no sólo eran los circuncisos, inauguraron una nueva fase del desarrollo del cristianismo. "En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos" (Hch 11, 26), pero no tardaron en aparecer en la comunidad los cristianos "judaizantes", que querían obligar a los paganos a seguir las prácticas judías. Pablo se les opuso firmemente, y la controversia sirvió para que tuviese lugar el primer concilio apostólico. Celebrado en Jerusalén, en el mismo participaron, además de Pablo y Bernabé, "las tres columnas", Pedro, Santiago y Juan, y toda la comunidad.

El acuerdo, alcanzado tras encendidos debates, llevó al reconocimiento del evangelio libre de la Ley, por el que "no hay griego y judío; circuncisión e incircuncisión; bárbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos" (Col 3, 11).

- La detención y probable martirización del apóstol San Pablo


Posteriormente reconocido como apóstol de los paganos, Pablo emprendió otros viajes misioneros, llegando a las costas de Grecia y Asia Menor. Detenido a instigación de las autoridades judías, Pablo fue entregado al procurador Félix; dos años después, el nuevo procurador Festo remitió la causa de Pablo al emperador: tras un viaje agitado, el apóstol llegó a Roma (viaje de la cautividad). En este punto las noticias se pierden: absuelto, fue nuevamente detenido y posiblemente martirizado hacia 62-64.

En el momento de su muerte, el cristianismo estaba bien implantado en toda la cuenca del Mediterráneo.

La desaparición de Pablo y los apóstoles, en torno a los años setenta, señala el final de la primera generación cristiana y el inicio de una nueva época.