jueves, 21 de marzo de 2013

Modelo de neutralidad



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este modelo se fundamenta en la Desacralización del Estado, es decir, el Estado es incompetente para dirigir la vida religiosa y respeta y garantiza la libertad de conciencia de los ciudadanos dentro de un marco de igualdad. Prevalecen las relaciones con los ciudadanos sobre la relación Estado-Institución Religiosa.

Esto explica que el Estado pueda cooperar con alguna institución porque entienda que cooperando se hace más real y efectivo el derecho de libertad religiosa de los ciudadanos. De esas relaciones con los ciudadanos se derivan las relaciones con las instituciones.

En este modelo hay que entender la libertad de conciencia en un sentido amplio: ideológica y religiosa.

El Estado se obliga a llegar a acuerdos de conveniencia con las instituciones pero la relación originaria es la del Estado-ciudadano. Sólo en la medida en la que los ciudadanos se integran en las instituciones el Estado tendrá relaciones de cooperación con las mismas.

Coincide con el modelo de utilidad en el hecho de la existencia de las materias mixtas pero en este modelo dichas materias el Estado entiende que a la hora de regularlas deberá tener en cuenta la opinión y doctrina de estas instituciones ya que lo que busca es hacer más efectivos los derechos fundamentales de las ciudadanos.

Nos encontramos con dos submodelos:

1.Pluriconfesionalismo:

Deriva del principio de pluralismo. No obstante, el Estado no valorará por igual todas las creencias. Para hacer más efectivos todos los derechos de la ciudadanía el Estado llega a acuerdos o pactos con las confesiones, que conlleva que unas se sometan al derecho común y otras al derecho especial favorable. En este submodelo prima la libertad religiosa sobre la igualdad. Va a haber grupos privilegiados, privilegio que no será visto como una conculcación del principio de igualdad.

2.Estado Laico:

Se valora la libertad religiosa como el derecho fundamental de la persona.

El Estado valora positivamente el fenómeno religioso en el sentido de que es indiferente. El Estado va a ser neutral, ni va a perseguir ni va a sancionar la religión. Por ello, todas las actividades religiosas se someten al derecho común.

Prima el principio de igualdad y no discriminación entre creencias y convicciones sean o no religiosas.