sábado, 12 de enero de 2013

La Iglesia y el Derecho Canónico



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La importancia del cristianismo durante los primeros siglos de su existencia no radica tanto en su influencia directa sobre el fenómeno jurídico, sino en la perspectiva distinta que el cristiano adopta frente a la entidad estatal. Hasta entonces, tanto en la polis griega como en el Imperio romano, el Estado había representado siempre un punto de referencia único y absoluto para el individuo.

En cambio, el cristiano transfiere el centro de su vida espiritual a la comunidad eclesiástica, que se configura como institución autónoma respecto al Estado y cuyo objetivo es el gobierno espiritual de la humanidad. El cristiano debe dar al César lo que es del César, pero sobre todo a Dios lo que es de Dios: en caso de conflicto entre estos dos deberes prevalece necesariamente el segundo. La distinción entre deberes espirituales y seculares comportaba la existencia de dos instituciones distintas y separadas, aunque complementarias, la Iglesia y el Estado, en una relación repleta de matices.